Mr. Sommelier

He aquí a nuestro representante quien los ayudara a introducirlos en el mundo de los vinos, así sea brindando consejos o rompiendo mitos para poder disfrutar de cada copa de vino.

¿Cómo servirlo?

Cantidad

Temperatura

¿Cómo degustarlo?

Descorchar y verter el vino.

En la fase visual se observa si la superficie del vino es brillante o mate, si tiene transparencia y limpieza. Si se quiere, también se puede utilizar una superficie blanca para apreciar mejor el color del vino.

Se aproxima la nariz a la copa para comprobar de manera global que no hay aromas desagradables en el vino.

Es recomendable que en la fase olfativa primero se huela el vino sin haber movido la copa para extraer los aromas más sutiles.

A continuación se balancea la copa para agitar el vino porque es así como se desprenden los componentes aromáticos.

Se toma un pequeño sorbo que se hace pasar a lo largo y ancho de la lengua para que las papilas detecten todos los gustos.

Igualmente se aspira aire con el vino en la boca y se saca por la nariz para volver a oler los aromas, aunque, a diferencia de la fase olfativa, en este caso es por vía retronasal.

En esta fase se valora el ataque o primera impresión, el paso en la boca, el postgusto y el retonasal. Por último gustó se identifica si este vino posee poco o mucho cuerpo, si es suave o duro en boca y los más importante: si nos gustó o no.

¿Cómo acompañarlo?
VINOS BLANCOS JÓVENES SENCILLOS
VINOS BLANCOS JÓVENES MÁS SERIOS
VINOS BLANCOS FERMENTADOS EN BARRICA
VINOS ROSADOS
VINOS TINTOS JOVENES
VINOS TINTOS DE CRIANZA
VINOS TINTOS RESERVA Y GRAN RESERVA
¿Cómo conservarlo?

Primero y principal es importantísimo mantenerlas en posición horizontal o en una inclinación en la que el corcho esté en permanente contacto con el vino, ya que este, a medida que pasa el tiempo, se va secando y se achica, lo que permite que el paso del aire dentro de la botella tome contacto con el líquido, lo que tiene como resultado una bebida arruinada.

También tenemos que tener en cuenta la temperatura. Lo ideal es que ronden entre los 13°C y 16°C. Un sótano nos vendría como anillo al dedo. Si las van a guardar en algún depósito, tienen que hacerlo lo más lejos posible de productos de limpieza, pinturas y cualquier producto que tenga aromas fuertes y penetrantes.

La humedad es otro factor importante, busquemos lograr una que esté rondando el 75%.

Hay que cuidar las botellas de la luz directa, puntualmente solar, ya que esto perjudica la estructura de color que poseen. Por eso nada de luz natural.